Sección: Local

Psoriasis, padecimiento que provoca manchas rojas con escamas en la piel

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que se caracteriza por la aparición de lesiones rojizas escamosas que provocan picor o dolor, señaló Ana Teresa Infante Vargas, especialista en Dermatología del HGR No. 1 “Ignacio García Téllez” del IMSS en Yucatán.

 

Esta enfermedad afecta entre el uno y dos por ciento de la población mundial, sin distinción de género, y tiene dos puntos de incidencia, el primero entre los 20-30 años y el segundo entre los 50-60 años de edad.

 

 

Puede aparecer en cualquier parte del cuerpo con periodos de mejoría o empeoramiento. Aunque no es un padecimiento contagioso ni hereditario, existe la predisposición genética en las personas que lo padecen.

 

 

Se presenta cuando los linfocitos T, un tipo de células blancas presentes en la sangre que ayudan a proteger el cuerpo contra las infecciones, se activan de manera indebida. Esto desata diversas respuestas inmunes, entre ellas la proliferación y dilatación de los vasos sanguíneos de la piel y la proliferación de un tipo de células de la piel llamadas queratoncitos.

 

 

Seguidamente se acelera el proceso de renovación celular de la epidermis, que de 30 días (que es lo habitual) pasa a producirse en sólo cuatro, lo que provoca que las células suban demasiado rápido a la superficie de la piel y se acumulen formando placas o manchas rojas cubiertas de escamas blanquecinas de grosor variable, a veces pueden estar rodeadas de un anillo más claro.

 

 

Estas placas pueden producir picor o dolor y suelen aparecer en codos, antebrazos, rodillas, espalda baja, cara, palmas de las manos y las plantas de los pies, también es frecuente que aparezca en el cuero cabelludo y las uñas e incluso pueden aparecer en los genitales y dentro de la boca.

 

 

La psoriasis ha sido asociada con factores de riesgo cardiovascular que incluyen diabetes mellitus, hipertensión arterial, hiperlipidemia (partículas de grasa en la sangre), obesidad y tabaquismo.

 

 

Suelen estar involucrados otros factores desencadenantes que llegan a dificultar su tratamiento, por ejemplo: cuando se presenta una infección secundaria bacteriana viral, incluyendo faringitis estreptocócica e infecciones de las vías respiratorias superiores; así como exposición al aire seco, ya que reseca la piel; lesiones en la piel como cortaduras, quemaduras o picaduras de insectos; algunos medicamentos, estrés, escasez o exceso de luz solar e ingesta excesiva de bebidas alcohólicas, entre otros.

 

 

En casos excepcionales, la psoriasis se cura de manera permanente pero lo habitual es que sea recurrente y crónica. El tratamiento, enfocado al control de los síntomas y la prevención de infecciones secundarias, depende de factores como la gravedad de la enfermedad, el tamaño de las placas, el tipo de psoriasis y la reacción del paciente ante ciertos tratamientos.

 

 

Si presenta alguno de los síntomas mencionados, es recomendable que acuda con su médico familiar, quien podrá canalizarlo con la o el especialista en Dermatología, para que sea diagnosticado y tratado oportunamente.

 


Comentarios

Round Corner
Round Corner

Aún no hay comentarios para esta noticia.

Round Corner
Round Corner

Comentar

Escribe los números de la izquierda.